Barcelona: ¿es el fin de la mejor era azulgrana?

Barcelona: ¿es el fin de la mejor era azulgrana?

179
Compartir
(Getty Images)

Por Diego Guevara

Fin de ciclo. Una frase que se viene escuchando desde hace algunos años en varios programas y redacciones deportivas. Una sentencia que ya suena a cliché, y que sin embargo muchos aficionados del balompié repiten ante una nueva caída del Barcelona.

El 23 de abril del 2013, el Bayern Munich aplastó por 4-0 al Barcelona, en el partido de ida por las semifinales de la Champions League. El diario AS tituló: “Fin del ciclo”. La tendencia se repitió en otros portales de noticias. En el partido de vuelta, disputado en el Camp Nou, el conjunto bávaro se impuso por 3-0, alargando aún más la humillación del equipo que en ese entonces era dirigido por Tito Vilanova. El 9 de abril del 2014, casi un año después, el Barcelona volvió a ser eliminado de la Liga de Campeones, esta vez frente al Atlético de Madrid en cuartos de final, y nuevamente sonaron las alarmas con respecto al fin de una era.

Sin embargo, el 6 de junio del 2015 el Barcelona, dirigido por Luis Enrique, volvía a consagrarse en la Champions al derrotar por 3-1 a la Juventus. Todos aquellos que hablaban de “cambio de ciclo” debieron guardar silencio y rendirse ante un nuevo título de los catalanes.

El 2017 ha sido un año inusual para el club español, ya que fueron goleados por el PSG (4-0) y la Juventus (3-0). Si bien pudieron remontar contra los parisinos de manera heroica, no pudieron marcar un solo gol en 180 minutos ante la muralla defensiva de la ‘Vecchia Signora’. Anotarle un gol al equipo italiano es una tarea titánica; en primer lugar debes superar a Pjanic y Khedira, tras lo cual surge la figura de Chiellini, y sí te queda algo de aire aparece Bonucci con el cuchillo entre los dientes. Y aun superando todos estos obstáculos está la figura de Gianluigi Buffon bajo los tres palos. Intentar anotarle a la Juve es el equivalente a cruzar un campo minado.

La más reciente eliminación plantea nuevamente la interrogante con respecto al fin de un ciclo. No obstante, a mí criterio, el ciclo culminó hace varios años. El 25 de mayo del 2012, para ser más exactos, cuando Pep Guardiola dirigió por última vez al Barza. Durante los cinco años que estuvo al mando el Barcelona tuvo la etapa más exitosa de su historia; pocas veces un club fue tan superior al resto, no solo por los trofeos conseguidos, sino por la superioridad aplastante a sus rivales, mostrando un juego tan vistoso como efectivo. Esto se debió no solo al genio táctico de Pep, sino también a un grupo brillante de jugadores surgidos en la misma cantera: Valdés, Puyol, Piqué, Busquets, Xavi, Fábregas, Iniesta y Messi. Van a tener que pasar muchos años para que una constelación de estrellas similar, proveniente de La Masía, vuelva a coincidir en el primer equipo.

El Barcelona ganador de la ‘Orejona’ el 2015 dependía mucho más del tridente Messi-Neymar-Suárez, y no tanto de la elaboración en el mediocampo. Era un equipo más vertical, y que no se ruborizaba sí le tocaba renunciar a la posesión para contragolpear. Con la inminente salida de Luis Enrique, considero que sería un error renunciar por completo al estilo de posesión. Pero se deben realizar algunos ajustes. Mascherano, Mathieu, Arda Turan y Aleix Vidal estarían cada vez más lejos del Camp Nou. El ‘Jefecito’ ha tenido más altas que bajas, pero ya muestra un cierto desgaste, quizás producto de la edad. El resto no ha llegado a acoplarse por completo a la filosofía culé.

Es preciso contratar refuerzos de calidad para la próxima temporada, ya que en muchos casos la distancia entre los titulares y suplentes resulta abismal. Pero también se deben ir promoviendo, y llevando con cautela, a jugadores de las divisiones inferiores.

El caso de Iniesta merece un párrafo aparte. Está claro que el ‘Cerebro’ ha bajado bastante su rendimiento en las últimas temporadas. Aún puede ofrecer pinceladas de su magia, pero el tiempo pasa para todos. Considero que debe seguir jugando, pero sería interesante que la próxima temporada se incorpore a un jugador en su posición (suena fuerte el nombre de Coutinho). La competencia siempre es positiva.

El Barcelona seguirá ganando títulos en los años venideros. Pero va a pasar mucho tiempo para que se repita un ciclo tan mágico como el de Guardiola. Y debemos sentirnos afortunados de haberlo presenciado.

Comments