Del éxito a la ‘irregularidad’: ¿cómo explicar que Bayern Munich otros equipos...

Del éxito a la ‘irregularidad’: ¿cómo explicar que Bayern Munich otros equipos no alcanzan la gloria desde el 2014?

190
Compartir
Football Soccer - Real Madrid v Bayern Munich - UEFA Champions League Quarter Final Second Leg - Estadio Santiago Bernabeu, Madrid, Spain - 18/4/17 Bayern Munich's Arturo Vidal is shown a red card by referee Viktor Kassai Reuters / Michael Dalder Livepic

Por: Roy Galdos
Twitter: @RRGaldos

Esta ha sido una semana cargada de Champions League. Una semana de definiciones en la que el Real Madrid, Juventus, Mónaco y Atlético de Madrid, se llevaron el boleto a semifinales y están cada vez más cerca de Cardiff.

Dentro de los cuatro equipos que no lograron clasificar, dos provienen de la Bundesliga. Sí, la liga doméstica alemana recibió doble cachetazo al ver cómo sus dos únicos representantes, Bayern Múnich y Borussia Dortmund, estuvieron muy lejos de estar entre los cuatro mejores del torneo; sobre todo el conjunto amarillo. Real Madrid y Mónaco fueron los verdugos.

FOTO

Probablemente estas eliminaciones puedan pasar desapercibidas en otro contexto y otra realidad. Sin embargo, este no es el caso. Con 79.212 puntos en el ranking de coeficiente de la UEFA, la Bundesliga se ubica segunda por detrás de La Liga de España. Eso no es poco, y por eso sorprende.

No es que el fútbol teutón no haya sido competitivo en estos últimos años. Al contrario, desde la temporada 2009/2010 siempre hubo un equipo alemán en semifinales. Inclusive, en el curso 2012/2013 Bayern Múnich y Borussia Dortmund disputaron la final en Wembley; curiosamente, esta temporada ambos equipos quedaron eliminados en cuartos de final.

Lejano quedó esa temporada 2008/2009 cuando, siendo el último equipo alemán en competencia, Bayern sucumbió ante el Barcelona de Messi, Henry y Eto’o. El 5 – 1 del global fue contundente y categórico.

Entonces, ¿cómo explicar que una liga tan ‘rankeada’ como la alemana, incluso alcanzando la gloria como país en Brasil 2014, no logre imponerse a nivel internacional hace ya casi media década?

UNA REALIDAD ECONÓMICA

La Bundesliga es una de las ligas con mejor solvencia económica en Europa. Es uno de los pilares del fútbol alemán. Todo se sostiene en que 34 de 36 clubes alemanes, incluyendo los de la Bundesliga 2, tienes sus cuentas en azul. Es un país donde sus clubes tienen un poderío económico importante y con finanzas confiables. Además, saben manejarse como institución, y no solo como equipos de fútbol.

A pesar de que estos clubes pueden sostenerse económicamente, a nivel internacional, incluso equipos top como el Bayern y Dortmund, en ese último tiempo no han conseguido la gloria europea. En otras palabras, un equipo como el de Múnich, no ha podido trasladar su hegemonía en Alemania a un torneo continental.

Esto se puede entender desde la forma que ven los alemanes el fútbol. Desde su filosofía futbolística. Ellos entienden el fútbol mirando hacia adelante, pensando en el futuro. Borussia Dortmund es un claro ejemplo de ello. Incluso el Bayern, que teniendo mucho poderío en sus arcas, compra futbolistas siempre a la medida y con mucho potencial –el último fichaje multimillonario fue Javi Martínez por 40 millones-, pensando sobre todo en lo que puedan a futuro. El ahorro, la inversión y el largoplacismo unidos de la mano.

Por ejemplo, esta temporada Thomas Tuchel, de la mano de un scouteo profundo en Europa, decidió incorporar a muchos jóvenes al Borussia Dortmund. André Schürrle (25), Mario Götze (24), Ousmane Dembélé (19), Raphaël Guerreiro (22), Emre Mor (18) y Mikel Merino (20), por solo citar algunos nombres, se unieron al cuadro amarillo a mediados del año pasado. Tuchel pensó en ellos como futbolistas para esperarlos, formarlos y potenciarlos, para que en unos años se consoliden en el club.

Gotze regresó al BVB, pero una enfermedad lo ha alejado de las canchas de fútbol (BVB)

¿Qué podemos interpretar con esto? Que a diferencia de otros clubes europeos, como el Manchester United que desembolsó 105 mill. € para contar con Paul Pogba o la Juventus que pagó 90 mill. € por Gonzalo Higuaín, en Alemania fueron consecuentes con su filosofía.

No solo pasa en Dortmund, como se mencionó anteriormente, Bayern también mantuvo esa misma línea. Ni siquiera Mats Hummels es una excepción a esta lista –fue repatriado al ser formado en el Bayern-. De ahí, Renato Sanches, Niklas Dorsch y Fabian Benko, siendo estos dos últimos del FC Bayern II –filial del cuadro bávaro en la Regionalliga-, tienen dieciocho años.

Tan solo en Sanches y Hummels invirtieron 70 mill. €. Dinero que suena poco comparándolo con lo que gastaron, por ejemplo, Juventus y Manchester United en los casos de Higuaín y Pogba. Y si revisamos los últimos fichajes del Bayern, ninguno supera los 40 mill. € que le pagaron al Athletic Bilbao por Javi Martínez en el 2013. Tan solo Douglas Costa y Joshua Kimmich sumaron 38 mill. € cuando fueron comprados el curso pasado.

Renato Sanches – Portugal

Además de esta filosofía que manejan en Alemania, hay una regla en la Bundesliga que sirve como soporte fundamental para que los clubes tengan ese sostén económico antes mencionado. Esta indica que una persona o empresa no puede tener la mayoría de las acciones en un club. Eso quiere decir que el presidente debe rendir cuentas a los socios por cada gasto que hay, incluyendo el de los fichajes. Eso difiere claramente de lo que pasa en equipos como el Chelsea, PSG o Manchester City, donde un multimillonario se divierte potenciando a sus equipos al comprar futbolistas top.

DIFERENCIAS NOTORIAS

¿Y qué tiene que ver todo esto en la eliminación del Bayern y el Dortmund? Mucho. Sin ser el único motivo, es un factor determinante. En instancias tan decisivas como son las rondas K.O., en partidos tan apretados y que muchas veces terminan definiéndose por detalles –mínimos a veces-, la jerarquía individual de los futbolistas pesa mucho. Tener a Cristiano Ronaldo, Toni Kroos o Luka Modrić, termina siendo decisivo en momentos picantes del partido.

Toni Kroos dejó el Bayern Munich por una ‘ganga’: 25 millones de euros (AFP)

Por último, podemos sumarle a que en la Bundesliga casi siempre se busca a técnicos enraizados y empapados fuertemente con el fútbol teutón. Que manejen esa idea de ir hacia delante teniendo un fútbol abierto y sin prejuicios. Por algo cada fin de semana se ven muchos goles en los encuentros. Sin embargo, ahí también radica uno de los puntos a tomar en cuenta en este análisis.

Ese estilo futbolístico tan abierto, cuando se pone en manifiesto en los torneos internacionales, termina costándoles a los equipos alemanes. Ya que al recibir cierta cantidad de goles en llaves de ida y vuelta, estos terminan condenando la eliminación al tener un doble valor.

El Dortmund, por ejemplo, es un equipo que por partido genera muchas chances de gol. El estilo impuesto por Tuchel le permite a su equipo tener un juego muy dominador y que por ratos le imprime una verticalidad que asusta; sin embargo, sus delanteros yerran muchos goles. Y ante equipos que saben aprovechar los espacios que dejan atrás, fallar termina siendo un pecado.

Estas dos semanas han sido muy duras para los equipos alemanes, sobre todo porque han confirmado la tendencia que se ha venido dando. Ahora quedándose fuera ya no en semifinales, sino en cuartos de final. El fútbol alemán, y lo han demostrado en este último lustro, aprende mucho de las derrotas. Saben convertirlas en fuertes inyecciones de renovación e innovación para potenciarse y seguir creciendo. Seguramente esta no será la excepción.

Comments