El Dream Team de goleados

El Dream Team de goleados

10115
Compartir

Por Ernesto García:

Vergüenza. Eso fue lo que sentimos ayer los peruanos que vimos el partido completo entre Junior, el equipo colombiano que culpa no tiene, y Melgar de Arequipa. ¿Quién se podía imaginar la abismal diferencia entre un equipo que lucha la liga peruana (y que aún mantiene intactas sus posibilidades) y otro que recién inicia lo que vendría a ser el Clausura colombiano? Algo estamos haciendo mal, algo venimos haciendo erróneamente…o, más precisamente, en algo está equivocando Juan Máximo Reynoso.

El equipo arequipeño transcurre en su año de celebración por el centenario de su fundación. Para celebrar este año, que no es cualquier año, el equipo del Misti se armó con todo. No quería nada al azar. Y mejor si este año contaba con la posibilidad de jugar un torneo internacional; el equipo “characato” había clasificado a la Sudamericana con polémica en el torneo Clausura pasado al supuestamente dejarse voltear el partido ante Alianza Lima en la última fecha de dicho campeonato. No interesaba el cómo. Los rojinegros ya estaban en un torneo internacional y en su centenario, ¿qué más se puede pedir?

Por todo lo anterior es que estaba sustentado el armarse con algunos de los mejores jugadores del medio local. Y si hay la posibilidad, ¿por qué criticar eso? Los mistianos dejaron ir a jugadores como Mario Soto, Butrón, Cuesta, Gambetta y Johan Vásquez para darle la bienvenida a jugadores que supuestamente le darían el ansiado título que anhelan ya hace más de 20 años (1981) caso Montaño, Ruidíaz, Rainer Torres, Ascues y Galliquio, por dar los nombres más sonados. Un equipo soñado por todos en la liga peruana. Sin nada que envidiar en nombres,…solo en nombres. El dream team del fútbol perucho, del fútbol nuestro.

Screen Shot 2015-08-13 at 11.52.37Ya con la Copa Inca perdida, con el Apretura casi fuera de alcance luego de empatar ante Municipal (equipo sin mucho nombre, pero con hombres), los de Juan Máximo enfocaron su mirada al inicio del torneo continental, que sin quererlo ya era una realidad y había que afrontarla de la mejor manera. Y cómo no de la mejor manera si has invertido tanto, has traído jugadores que marcan diferencia en el torneo local, cómo no emocionarse antes del partido, cómo no impactar al hincha arequipeño con una participación que pueda pasar de lo decente, cómo no tener expectativa de ese equipo. Claro, si bien a Melgar se le había ido Ruidíaz, este jugador no había sido fundamental en todo el año, nunca marcó la diferencia que se esperaba. Además, Melgar en todo el año nunca pasó de ser nombres, nunca se convirtió en un equipo que aproveche tales individualidades que tenía en nombres, y eso, para mí, es obra de Juan Máximo y sus benditas rotaciones. Las que viene sosteniendo desde que era DT de Bolognesi. Y la que le funcionó cuando fue DT de Univeristario, pero estas no eran constantemente. Es imposible cuajar un equipo con esos nombres si es que partido a partido vas cambiado de jugadores como pasa en un videojuego. El once de Melgar no ha salido de memoria en todo el año. Nunca se han de complementar. Pese a todo lo mencionado, este Melgar prometía; claro, era lo mejorcito de nuestro balompié…en nombres.

Reynoso mandó una oncena que a mí me sorprendió. Formó un 4-4-2 que aguantara al menos la primera parte del partido. ¿Por qué mi sorpresa? Por las declaraciones de los jugadores previo al partido. Citemos una, la que más muestras de contrariedad demostró luego del resultado final.

“Nosotros vamos a jugar la Copa pensando en ganarla. Sabemos que será difícil, pero este grupo buscará llegar lo más lejos posible”, Daniel Ferreyra.

¿No emociona esa declaración? ¿No habían motivos para ilusionarse con los nombres de Melgar y la frase de su portero? ¿No estaba en lo cierto al esperar otro trámite, o al menos otro resultado? Si uno no se emociona con esos condimentos, pues, no se emociona con nada. Y yo me emocioné con el inicio del partido. Aunque, como repito, me extrañó la oncena y la formación con lo dicho por los jugadores y su intención de luchar por la Copa. Esa oncena y esa formación eran incompatibles al ciento uno por ciento con lo que se habló, con lo que se ilusionó.

El partido arrancaba con una asociación de Melgar, dando 4 pases que parecían de equipo convencido a no esconderse. Que el calor de Barranquilla, aunque más templado, no era impedimento. Pero fue un espejismo. El partido de ahí hasta el final fue lo más parecido y me trajo a la mente, salvando distancias galácticas, al trámite del Barcelona vs Inter de la Champions 2010 en el Camp Nou. Un solo equipo en cancha, avasallando al rival que parecía tan diminuto que no daba más de 5 pases en cancha contraria. Y eso que al Inter de Mourinho le expulsaron a un jugador como para justificar el planteo. A Melgar no. A Melgar le expulsaron las ganas de arranque. Y el que sacó esa roja fue Reynoso mandando esa oncena. Roja directa sacó.

Screen Shot 2015-08-13 at 11.47.57El planteo defensivo de Reynoso duró algo más que 20 minutos. Le anotaron un golazo que no olvidarán y con el que han soñado muchos arequipeños hoy, ya que fue la llave para el huracán de goles que cayeron. Tres más y a las duchas. Mal Melgar. La vergonzosa presentación ya estaba dada. Los comentaristas colombianos se sorprendían de tremenda superioridad entre un equipo y otro. Y no era para menos, los rojinegros no llegaron nunca al arco rival en los primeros cuarenta y cinco. ¿Qué hizo Reynoso? Metió dos de sus jales de arranque. Rainer y Montaño para tener más el balón, no perderlo tan rápido y generar ocasiones para Zúñiga y Gonzalez-Vigil. Fue algo así, porque el balón pasaba por el colombiano, pero no había a quién dársela, todos escondidos y tapados por los jugadores del Junior. Quemó sus tres cambios con Hinostroza, jugador que no juega hace mucho, que no tenía equipo y que solo tuvo unas cuantas prácticas con los arequipeños. Todo mal. Y para variar ni se descontó. Más bien se encajó un gol cuando agonizaba el partido como para darle el último disparo a un Melgar que ya estaba respirando con ayuda médica. De pesadilla.

Nadie le quita lo ganado al “Cabezón”, ganó con Bolognesi, ganó con Universitario, tiene un nombre en México y ni hablar del jugador que fue; pero en Melgar ha fracasado o lo va haciendo. Quizá ganar el título nacional borre esta mancha que ha sido el primer partido de Sudamericana de los hinchas arequipeños; pero a Reynoso esta vergüenza no se la va a quitar de la cabeza, ya que en la Libertadores 2008, con él como DT, con menos presupuesto y con menos nombres solo se comió 5 goles en toda la fase de grupos. Hoy con Melgar ya igualó esa cantidad y en solo un partido. Algo va mal en el dream team…de nombres.
11873371_1621365894769496_7638468809239355234_n

Comments