El miedo al recambio generacional en Alianza Lima

El miedo al recambio generacional en Alianza Lima

Comienzan a aparecer nuevos jugadores con características particulares en los equipos del fútbol peruano, pero los entrenadores deciden no ponerlos o darles pocos minutos. ¿Existe un miedo al recambio generacional?

1655
Compartir
Kevin Quevedo ingresó en la etapa complementaria y jugó muy bien. ¿Por qué no es titular? (Foto: Diego Vertiz/ www.zonafutbol.pe)

Por Miguel Urbina
Twitter: @mikeurbina17

Anoche volvimos a vivir una mala experiencia como simpatizantes de balompié nacional. Alianza Lima cayó ante Independiente de Avellaneda en el Estadio Alejandro Villanueva, en el barrio de Matute. Pero, hay que analizar a fondo este resultado, y sobre todo comenzar por la formación que mandó a la cancha el entrenador Pablo Bengoechea. Un equipo impensado si nos vamos un pequeño tiempo atrás, en donde otros jugadores mostraron un mejor nivel a diferencia de los que iniciaron ayer el partido. Y se sintió en el juego.

Recapitulemos el 11 inicial: Butrón en el arco; en la defensa jugó un central de lateral derecho como Hansell Riojas, Araujo, Godoy y Cossio; en la volante se inclinó por Aldair Fuentes, acompañado de Luis Ramírez y Luis Aguiar; y en el ataque por bandas Pacheco con Hohberg, dejando solo arriba a Pajoy.

Este fue el once que envió Pablo Bengoeche para el partido de vuelta de la Copa Sudamericana ante Independiente en Matute (Foto: Harold Asorza/www.zonafutbol.pe)

De los mencionados, desde aquí ha sido incomprensible las inclusiones de Hohberg, Pacheco y Ramírez, por el mal nivel que vienen teniendo. Bengoechea apeló a jugadores con algo de nombre pero de mal momento que a jugadores de poco nombre, pero mejor rendimiento. Es por esto que después replantea e incluye en el partido a Kevin Quevedo, y más adelante a Erinson Ramírez, quienes habían configurado un ataque más picante en los últimos partidos, picardía que ayer Alianza Lima no tuvo.

Veamos la otra esquina. Independiente entendió hace unos meses que hay que confiar en los jóvenes y aparecen respuestas de parte de ellos. El alma de este equipo se encuentra por las bandas: Rigoni y Ezequiel Barco. Este último de 18 años, que lo descubrieron hace poco mediante videos en la 4ta categoría de Independiente y dijeron que estaba listo para algo mayor. Y Riojas puede dar fe de eso. Aprendamos del ejemplo que pueden darnos los mejores equipos de Sudámerica.

Quevedo y Ramírez pueden ser el alma de un Alianza Lima que sigue sin encontrar el rumbo ni la picardía que históricamente los diferenció de los demás equipos. Esto, necesariamente, tiene que ir acompañado de una mejora en lo táctico, porque acá no se está pidiendo que ellos sean los salvadores de los íntimos, sino que empiecen a ser piezas importantes por el desequilibrio que manejan.

(Foto: Harold Asorza)

Y porque en el Perú debemos cansarnos de esa típica frase “hay que llevarlos de a pocos”, que trata de esconder el miedo al recambio generacional que todos los directores técnicos suelen tener. Al jugador se le lleva de a pocos en menores, esto ya es el fútbol profesional.

Comments